Novedades del Real Decreto sobre los vehículos al final de su vida útil.

El 20 de enero de 2017 entró en vigor un nuevo Real Decreto sobre los vehículos al final de su vida útil que modifica en algunos aspectos a su antecesor, el Real Decreto 1383/2002 sobre vehículos al final de su vida útil.

El reglamento actual pretende acotar algunos trámites y clarificar los mecanismos de deshecho de residuos como mecanismo para garantizar un mejor tratamiento y protección al medio ambiente.

Como parecía lógico, en el nuevo reglamento se incluyen las motos, scooter y triciclos con ruedas no simétricas, que por la redacción del texto del Real Decreto anterior estaban excluidas.

En concreto, el Real Decreto actual define como vehículo de motor el concebido y fabricado para el transporte de personas y su equipaje, mientras que el RD anterior especificaba que los vehículos de motor incluidos en la norma debían tener 4 ruedas o 3 ruedas simétricas.

 

¿Cuál es el proceso para deshacernos de los vehículos al final de su vida útil?

El Real Decreto 20/2017 de 20 de enero de vehículos al final de su vida útil obliga a sus propietarios a entregarlos a un Centro Autorizado de Tratamiento (CAT) o desguace, para su reciclado o destrucción, ya sea directamente o a través de una instalación de recepción.

Se entiende por instalaciones de recepción los productores de vehículos (fabricantes, importadores o distribuidores), concesionarios y compañías de seguros que por razón de su actividad se hagan cargo de vehículos al final de su vida útil con carácter temporal. Si bien con la anterior norma también se incluían las instalaciones privadas como desguazadores, fragmentadores y otros que por razón de su actividad económica se hiciesen cargo temporalmente de vehículos al final de su vida útil para su traslado a los centros de tratamiento que realicen la descontaminación, como podían ser, los talleres, ahora estos quedan fuera.

vehículos al final de su vida util

Un tema importante a tener en cuenta es que con la entrada en vigor de este nuevo reglamento, la entrega de vehículos al final de su vida útil a los centros habilitados, ya no es gratuita.

Ahora, solo se hará una entrega sin coste siempre que el vehículo carezca de valor de mercado o este sea negativo y se entregue al Centro Autorizado de Tratamiento (CAT) al menos la carrocería, el grupo motopropulsor y todos sus elementos le pertenezcan, es decir, que sean de serie. En la normativa anterior, la entrega del vehículo en una instalación de recepción se acreditaba gratuitamente.

La baja definitiva del vehículo la realizará el propio Centro Autorizado de Tratamiento (CAT) y lo reflejará el en certificado que deberá emitir y entregar bien directamente o bien a través de la instalación de recepción donde el propietario haya entregado el vehículo para su destrucción o desguace.

Por último, el nuevo Reglamento establece claramente que los únicos capacitados y autorizados para el despiece y selección de piezas para su destrucción o venta como piezas de segunda mano son los Centros Autorizados de Tratamiento.

Los particulares ya no pueden vender ningún tipo de piezas de vehículos al final de su vida útil e incurrirán en infracciones administrativas leves, graves o muy graves en función de la capacidad contaminante de los productos vendidos.

 

Quizás te interese leer sobre la responsabilidad que tienen las webs y plataformas de venta de segunda mano en la venta de piezas de vehículos ilegales.

27/02/2017|Normativa|